La Corriente Verde juntó este año más de 6000 kilos de plásticos en Botellas de Amor

El voluntariado de la Coalición Cívica-ARI cerró el año con la entrega de premios y certificados a los 70 equipos que participaron del tercer concurso de Botellas de Amor y Recopila. En esta oportunidad se recolectaron 2.508 kilos de plásticos, pero en total suman más de 6 toneladas entre los tres concursos y puntos de acopio.

La Coalición Cívica-ARI, a través de la Corriente Verde, cerró el tercer concurso ambiental del año y vivió una nueva jornada especial con la entrega de certificados y obsequios a los que participaron en las categorías de Botellas de Amor y Recopila. Familias, representantes de colegios e instituciones y grupos de amigos se congregaron en el playón del Club Regatas para la premiación.

En el encuentro hubo un repaso por parte de los dirigentes Hugo “Cuqui” Calvano, Fabián Nieves y Gabriela Gauna acerca de la importancia que reviste la tarea ambiental que se lleva adelante para evitar contaminar, ríos, lagunas, parques y cuidar nuestra ciudad. “Este es el movimiento de reciclado más importante que existe en la provincia”, sentenció Nieves.

Calvano, en su carácter de presidente de la Coalición Cívica ARI y líder del voluntariado ambiental, remarcó que la Corriente Verde surgió desde las filas del partido pero que rápidamente se amplió con la participación ciudadana y consideró como balance “muy positivo lo logrado este año donde recolectamos 6000 kilos de plástico”. “En este concurso participaron más de 900 personas en 70 equipos en dos categorías al igual que ocurrió con quienes juntaron pilas”. Entre los premios se destacaron sillas, cestos de madera plástica, una bicicleta, pases para el Ecoparque Carayá, un día en el Complejo Curuzú Jaime en Ramada Paso para 30 alumnos, mochilas solares, bancos de madera plástica y macetas de cerámica. Además, todos los concursantes se llevaron un presente y una caja navideña. El dirigente recordó que a partir del convenio con la empresa Ecoquiru de Resistencia se envían los plásticos para su reciclado y posterior reenvío en forma de muebles, cestos, y otros elementos. Las pilas se entregan a la Escuela Fray Luis Beltrán en donde sus alumnos fabrican piladrillos. “Estamos muy contentos porque esta Corriente Verde se amplía y llega a cada vez más puntos de la provincia. En esta edición recibimos botellas de amor y pilas, no solamente de Capital, sino de Saladas, Loreto, Itatí, Santa Ana, entre otros”, agregó. La concejal capitalina Gabriela Gauna resaltó los tres pilares de la Corriente Verde, además de la recolección de botellas y pilas, contamos con “Marcando Huellas” un voluntariado mascotero de concientización y promoción de la tenencia responsable. “Como espacio político esto nos da una gran responsabilidad, porque cada instancia fue superadora con la participación de los vecinos y hay mucho interés”. Los profesores Mario Aldave y María Silvia Castillo Ódena del colegio Sagrado Corazón, ganadores como institución, contaron la experiencia que se inició en pandemia con videos explicativos para los alumnos sobre el armado de las botellas. “Este año nos sumamos al concurso y la participación de toda la escuela fue notable”. El Colegio Santísimo Sacramento participó por primera vez del concurso y la profesora Silvia se mostró complacida en obtener el segundo lugar. “Contamos con dos sedes, una en el barrio Montaña y otra en el barrio Esperanza, junto al profesor Mario presentamos un proyecto basado en la Carta del Papa Francisco sobre clima y Medio Ambiente, es decir somos llamados a cuidar nuestra casa común, nuestro planeta, y los alumnos de primaria y de nivel inicial con entusiasmo y amor comenzaron a juntar botellas además de transmitir el mensaje en sus hogares”, manifestó la docente.