Concurso de la Corriente Verde: 85 equipos reconocidos por su compromiso ambiental

A través de una iniciativa promovida por el voluntariado ambiental de la Coalición Cívica ARI, se juntaron Botellas de Amor y pilas en desuso y más de 600 participaron ganaron excursiones a los Esteros, bancos de madera plástica y otros premios sustentables.


Este sábado en el Club de Regatas Corrientes se hizo entrega de premios a los ganadores y reconocimientos a todos los equipos participantes del segundo concurso “Botellas de Amor” y “Recopila” impulsado por la Corriente Verde de la Coalición Cívica -ARI. El acto se concretó en dos etapas para respetar el distanciamiento, evitar la aglomeración y cumplir con los protocolos sanitarios de prevención del coronavirus.


Los ganadores de cada categoría se llevaron una excursión a los Esteros del Iberá, bancos y mesas de madera plástica y pases al Ecoparque “Carayá”. En tanto que, los 79 equipos restantes se llevaron -además del diploma respectivo- un Kit orgánico de huerta biodegradable, que incluía guantes, tierra, maceta, abono y un plantin. Mientras se proyectaban imágenes del anterior concurso, los puntos de acopio y una pantalla nos recordaba que “un plástico que usas veinte minutos tarda 500 años en degradarse".


Estuvieron presentes familias, representantes de grupos de colegios, docentes y participantes de localidades como Santa Ana, Saladas, Paraje Cerrito, Itá Ibaté, entre otros.


En esta oportunidad el primer puesto correspondió Escuela normal de Saladas “Cruz Verde” con 218 kilos recolectados recibieron un voucher para una excursión a los Esteros del Iberá, el segundo lugar fue para el

Merendero papa Enrique con 127 kilos juntados y ganaron 1 Banco y Mesa para 4 personas de madera plástica. El tercer premio fue para el grupo “Los amores de la escuela” del colegio 957 “Juan Ramón Fernández”, con 90 kilos quienes podrán asistir a una jornada en el Ecoparque “Carayá”


En lo que se refiere a la categoría “Recopila” los ganadores fueron “Las Taragui con 18 kilos y se llevaron una excursión a los Esteros del Iberá, el Equipo Verde con 16 kilos obtuvo una mesa y banco de madera y el tercer premio correspondió al grupo “Por una regional sustentable” con 14 kilos juntados se hicieron acreedores de pases para el Ecoparque “Carayá”.


“Este segundo concurso se genera por mayor demanda que existe en la comunidad y decidimos en esta oportunidad unificar botellas de amor con Recopila con una respuesta muy importante de participación no solamente de capital sino de la provincia”, indicó la presidente de la Mesa Capital de la Coalición Cívica y concejal electa, Gabriela Gauna.


Si bien se inscribieron 120 equipos, llegaron a la instancia final, tras los desafíos pertinentes 79 equipos con más de 600 personas integrándolos. “Es el resultado de un trabajo en red, cuando se generan este tipo de iniciativas que interpelan a los ciudadanos y a generar docencia para cuidar nuestro ambiente”, expresó por su parte el presidente de la Coalición Cívica ARI Corrientes, Hugo Cuqui Calvano.


“La Corriente Verde sigue creciendo gracias al compromiso de los vecinos que se involucra, siempre recordamos que iniciamos con las pilas en desuso que se convierten en piladrillos, luego las botellas de amor y sumamos el voluntariado mascotero Marcando Huellas”, explicó Calvano.


Por su parte, Gauna añadió que “como partido político promovemos estas campañas porque forman parte de nuestra esencia y de la línea que nos proponemos con un cambio en este caso en torno a la basura y como aprender a separarlos y algunos son recursos que vuelven a la comunidad reciclados”.


Muchas familias, clubes e instituciones se hicieron eco de la iniciativa y destacaron el interés y la importancia que el concurso tuvo para ayudar a generar conciencia en sus respectivos círculos/ ambientes.


Ariel García, profesor en la localidad de Itá Ibaté, vino en representación de la comunidad educativa que participó y recibió el reconocimiento por la participación en el concurso. “La idea surgió desde la materia Ambiente y fueron los alumnos los que replicaron el mensaje en el pueblo, se organizaron para ir juntando no solamente en las aulas, sino se dividieron en grupos y fueron a locales comerciales, farmacias, con cajas ubicadas en las que se iban depositando las botellas o bien plásticos para colocarlos dentro”, relató. El docente contó que también se dieron charlas explicativas en torno a qué se hace con lo reciclado y cómo vuelve en forma de madera plástica desde Buenos Aires.